la perricholi

Micaela Villegas más conocida como La Perricholi fue un personaje de cuya vida se han dicho muchas cosas, buenas y malas. Lo cierto es que de ella se podrán escribir muchos libros y hacer series y películas, pero solo ella supo en su corazón lo que fue su relación con el hombre mas poderoso por aquellos años.

Biografía

Fue hija de don Joseph Villegas y de doña Teresa Hurtado de Mendoza.

Micaela Villegas fue la primera actriz criolla. Trabajo desde los 11 años en el Teatro de la Comedia y, porque no decirlo, desde su escenario cautivaba con su gracia y salero tanto a aristócratas como a plebeyos. Contrariamente a lo que algunos autores aducen, no nació en Huánuco sino en Lima. Ella era ciento por ciento limeña: menuda, graciosa, dicharachera, cantaba y bailaba desde muy niña, tocaba la guitarra y el arpa y llena de muchos encantos.

Ernesto Ascher nos cuenta acerca de ella: “Miquita era hija legitima de don José Villegas y de doña Teresa Hurtado de Villegas, ambos residentes de Lima. De este matrimonio nacieron los siguientes hijos: Micaela el 28 de setiembre de 1748, bautizada el primero de diciembre del mismo año por el Rev. Padre Francisco Enríquez, luego José Félix nacido en 1749, María Josefa, nacida en 1752, José Antonio en 1755. Todos los hijos de los esposos Villegas-Hurtado fueron bautizados en la Parroquia del Sagrario de Lima”.

casa de la perricholi

El Virrey Amat, -a quien de seguro Miquita contemplo, por primera vez, con motivo de su ingreso triunfal a Lima cuando ella era solo una niña de 13 años- oía frecuentemente misa en la Catedral, en unión de toda su deslumbrante corte. Según Ascher, fue aquí en la Catedral durante una de estas misas, cuando los ojos del Virrey tropezaron con la belleza de Micaela Villegas. Amat apenas terminada la misa, pregunto a varios de sus ayudantes si conocían quien era la chica que oraba ante el altar de la Dolorosa, hasta que por fin uno de ellos contesto: “Se llama Micaela Villegas, es de profesión actriz”. El Virrey creyendo tener una presa fácil, le hizo llegar una misiva a la que no tardo en recibir respuesta, pero en forma completamente distinta a la por el esperada.

Desde allí lo que viene es historia conocida, los amores del Virrey con la criolla, las muchas obras que se dicen construyo Amat para satisfacer el capricho de su amada (El Paseo de Aguas, embellecimiento de la Alameda de los Descalzos, la Plaza de Acho, la Quinta del Prado, etc). Tuvo un hijo con ella como ya mencionamos antes; cuando terminó su mandato el Virrey en estas tierras, fue llamado a Madrid, pero el aun permaneció aquí casi 1 año más viviendo con Micaela y su pequeño hijo, cosa que difícilmente creemos hubiera hecho con alguien a quien consideraba una “perra chola”.

Cuando Manuel de Amat y Juniet finalmente viaja a España, Miquita ya sin el amparo director de Amat, sufrió una serie de vejámenes y desaires de parte de la sociedad limeña, la que envidiaba su opulencia y belleza. Miquita tenía solo 28 años y empieza a sentir la triste realidad de la vida.

La casa de Micaela Villegas en 1870
La casa de Micaela Villegas en 1870

Así transcurren los años hasta que en 1791, sea cuando tenía 43 años se asocia a don José Vicente Echarri, oriundo de Navarra. Ambos trabajan en sociedad activamente por el engrandecimiento del teatro nacional y cada día van conociéndose más íntimamente. En 1794 Miquita recibe la triste nueva del fallecimiento de Amat. Espera y guarda el luto todo un año (procediendo como si fuera una legitima esposa) hasta 1795 en que contrae matrimonio con su ex socio José Vicente Echarri, ceremonia llevada a cabo en la iglesia de San Lázaro el día 4 de agosto ante el Padre Juan Antonio de la Magdalena Xaramilla y Thabera. En su pliego matrimonial Miquita declara haber nacido en Lima, lo que ratifica lo antes mencionado. Finalmente en 1806 fallece su esposo. Ella, una exitosa empresaria artística, fallece en Lima en 1819, dos años antes del grito definitivo de libertad, llevándose en sus recuerdos las imágenes de un pasado en el centro del poder virreinal, que ya no era tal.

Empresaria y Directora Teatral

En 1770, a la edad de 22 años, adquirió la que sería su primera propiedad de las tantas que compraría posteriormente, producto de sus intensos años de trabajo hasta ese momento. Aquella estuvo localizada en la calle del Huevo (actualmente, la cuadra 5 de la Av. Tacna), calle conocida por ser el lugar donde vivían la mayoría de los actores de la época. La propiedad formaría parte de la herencia que dejaría catalogada en su testamento.

En 1776, Amat fue cesado como virrey del Perú y regresó a España, dejándole una generosa pensión. Micaela se quedó en Lima con su hijo y con su recién nacida hija, Manuela (a quien tuvo producto de una fugaz relación con el español Martín de Armendáriz) teniendo que enfrentar los ataques de los enemigos del exvirrey, que se manifestaron mediante canciones y folletines, siendo el más injurioso el «Drama de los palanganas: veterano y bisoño».

En 1781 adquiriría su casa-molino en la Alameda Vieja, propiedad que había encontrado en ruinas. Luego de restaurarla, la nueva adquisición le atraería un considerable ingreso y marcaría el inicio de su nueva faceta como empresaria.

En 1788 se despidió de los escenarios y adquirió el Real Coliseo de la Comedia, asociándose con su entonces pareja Vicente Fermín de Echarri, con quien se casaría en 1795 luego de 18 años de convivencia, en la Iglesia de San Lázaro. Desde entonces llevó una vida tranquila, dedicada a la administración del teatro y de sus propiedades. Trece años más tarde, queda viuda.

A la muerte del exvirrey Amat en España, su hijo Manuel viajó a la Península para reclamar parte de la herencia, pero debido a su condición de ilegitimidad regresa sin éxito a Lima, donde se casó en 1810.

La Perricholi

La palabra Perricholi o Petitcholi que en francés equivaldría a cholita, como dice el escritor boliviano Gustavo Adolfo Otero, en verdad no es un mote, ni un sobrenombre procaz. Es un diminutivo que se usa gramaticalmente en el trato íntimo. Así por ejemplo en lugar de amor, se dice amorcito o cholita, en lances de piropeo o zalamería. Amat fue un militar ilustrado con arrogancia de fina galantería. Como Virrey representaba a su Real Majestad el Rey de España. Era aristócrata. No es concebible que profiriera término tan vil a la persona objeto de sus empeños amatorios.

En México se usaba la palabra Pirri como demostración de cosa bonita, pequeña, graciosa. La voz pirri se entiende por algo reducido. Carlos Miro Quesada Laos en su obra “De Santa Rosa a la Perricholi” refiere que el apodo de Micaela Villegas no tuvo el hiriente sentido que los historiadores le han dado, sino era más bien una expresión de alabanza que significaba algo tierno, delicado y mimoso.

Jean Descola, en la “Vida Cotidiana en el Perú” indica que Perricholi significa “preciosa mesticita” ya que el Virrey acostumbraba llamarla “mi joya, mi petitcholi”, locución catalana que significa “cosita preciosa”.

Y Maria J. Alvarado Rivera, en su obra teatral “La Perricholi”, narra que cuando la actriz limeña con los ojos enlagrimados por la emoción revelo al Virrey que iba a ser madre, Amat le dijo: “Ven acá, Miquita, sobre mi pecho añorada ñusta, mi querida princesita..” Estas palabras demuestran la dicción tierna que en el ambiente íntimo le prodigaba Amat. La palabra “Pirri-choli” viene a ser realmente la que correspondería al vocablo “cholita”.

Fallecimiento y funeral

Sus últimos años se dedicó a la oración, vistiendo el hábito de las Carmelitas y realizando muchas obras de caridad que hicieron olvidar a los limeños los escandalosos años de su juventud y les motivara un auténtico afecto hacia su persona.

Micaela Villegas murió en su casa de la Alameda Vieja el 16 de mayo de 1819 a la edad de 70 años. Antes de morir, había amasado una considerable fortuna que incluía casas y terrenos repartidos en toda la ciudad y sus alrededores, de la cual dejó como herederos a su hijo Manuel y a su nieta mayor Tomasa.2​ A pesar de haber pedido en su testamento el ser enterrada «sin pompa»,2​ su sepelio fue multitudinario y la noticia de su deceso fue registrada por los principales diarios de la época.

Fue enterrada en el Convento de los Descalzos.

Comparte en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
> También podria gustarte
Julio César Tello

Julio César Tello

Julio César Tello Rojas nacio en Huarochirí el 11 de abril de 1880, fue un destacado médico cirujano y antropólogo peruano.1 Fue el primer arqueólogo

Leer Más »
Joaquín de Pezuela

Joaquín de Pezuela

Gobierno del virrey Joaquín de Pezuela (1816-1821) Joaquín de Pezuela combatió exitosamente contra los patriotas argentinos en el Alto Perú, derrotándolos en Vilcapuquio, Ayohuma y

Leer Más »

Deja una respuesta