El Virreinato del Perú, entidad político-administrativa establecida por España en 1542, durante su periodo colonial de dominio americano, que, en su máxima extensión, incluyó los actuales territorios de Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú, así como los de Chile y Argentina, pero que, a lo largo del siglo XVIII, y hasta la independencia de esas zonas respecto del poder español, apenas comprendía poco más de lo que hoy en día es Perú.

Virreinato en el Perú
Virreinato en el Perú

Los primeros asentamientos comienzan a desarrollarse tras la captura de Cuzco, principal ciudad inca, por parte de Francisco Pizarro, en 1534. Tras este hecho, se provoca una fuerte disputa por el control de una serie de expediciones destinadas a Birú, territorio peruano del cual se presumía que poseía grandes riquezas, entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro. El enfrentamiento se saldó con la victoria de Pizarro, y la posterior ejecución de Almagro.

Fue creado por Carlos V, el 20 de noviembre de 1542 cuando promulgó las Nuevas Leyes de Indias en Barcelona, las cuales estuvieron compuestas por 40 ordenanzas.

ORGANIZACIÓN

El Virreinato en el Perú estaba organizado de la siguiente manera:

VIRREY

“El otro yo del rey”, personalizaba a su majestad, al grado de vestir la misma indumentaria. Se los escogía entre la nobleza, la milicia y el clero españoles. El rey a sugerencia del Consejo de Indias nombraba a sus vice soberanos por cuatro años, aunque a veces su gobierno se extendía por más tiempo.

Se embarcaban hacia el Perú en Sevilla o en San Lúcar de Barrameda, para desembarcar en Portobelo y luego dirigirse a Panamá. De allí era conducido a Paita y continuaba por tierra hasta Lima.

Desde 1613 los virreyes tenían que escribir sus Memorias, y antes de partir a España debían ser sometidos al “juicio de residencia” para rendir cuenta de sus actos en el manejo de cosa pública.

LA REAL AUDIENCIA

Después del virrey la más alta autoridad recaía en ella. Su función principal fue instaurar el imperio de la ley y consolidar la autoridad real.

La Audiencia era una institución creada para buscar cierto equilibrio de poderes, ya que fiscalizaba a la burocracia estatal, empezando por el mismo virrey.

Integraron el virreinato del Perú las siguientes audiencias :

Panamá (1535) , Lima (1542), Santa Fe de Bogotá (1549), Charcas (1559), Quito (1563), Chile (1609) y Buenos Aires (1661).

LOS CORREGIDORES

Ejercían la máxima autoridad en las ciudades, presidían las sesiones del cabildo, velaban por el orden público y vigilaban el buen manejo de los fondos municipales. En el Perú hubieron corregidores desde 1565 a 1784.

LAS INTENDENCIAS

Aparecen en reemplazo de los corregimientos, debido al abuso de los corregidores. Esto se produjo después de la rebelión de Túpac Amaru II , a partir de 1784.